de Rubén Blades

foto es de 1991 cuando la revista Quiubo le dio una plomera

06 Ene de Rubén Blades

La Foto es de Rubén Blades en 1991 durante un congreso de estudiantes de comunicación social en Atlapa, sosteniendo un ejemplar de Quiubo que publicaba un reportaje nada favorable a sus aspiraciones políticas

Por los 30 años de la invasión de Estados Unidos a Panamá, TVN noticias emitió un reportaje con preguntas relacionadas a la información incompleta que hay sobre las victimas y daños causados por la llamada operación Causa Justa. Una de las fuentes consultadas fue el cantautor panameño Rubén Blades, quien dijo sin ambages que nos sacaron la mierda, inmediatamente saltaron los haters de Blades y los defensores a ultranza de la invasión a criticar al músico, unos a decir que no fue sacada de mierda y otros a señalar la residencia de Rubén en Estados Unidos.

Antes de ir a Willie Colón, quiero decir que conozco poca gente que haya perdido el combate que quiera hablar de la pelea, ahí entiendo lo que dice el autor de Maestra Vida al porqué en Panamá todavía no hemos definido, ni querido definir, lo que ocurrió aquel 20 de diciembre de 1989.

El mismo día 20, Blades publicó un tuit que tenía un texto con su opinión sobre la invasión, que me imagino no era fácil condensar en 280 caracteres, y expresaba las mismas ideas que en la entrevista del reportaje de TVN, apuntando que es inconcebible que aún se sienta vergüenza del asunto para discutirlo públicamente. A los pocos minutos Willie Colón le respondió que “ha vivido toda su vida en USA”

Se que Colón es nacido en USA, miembro del partido republicano, y quiero pensar que su respuesta, de la que después se disculpó,  es porque está peleado con Blades, pero me costaba entender que era el mismo hombre que en un álbum junto a Rubén hizo los coros en la canción Tiburón, que es una amplia critica al intervencionismo yankee en América Latina y que incluso le costó el veto en algunas emisoras de radio de Miami.

Los dimes y diretes entre Blades y Colón, tampoco fueron muchos, tuvieron eco en Panamá entre los que no son fan de Rubén, no por su música, sino que no le perdonan su incursión política en 1994, que para algunos dividió votos dejando ganar al PRD y otros que lo acusan de PRD por ser ministro en el gobierno de Martín Torrijos, incluso diciendo que no se le vio en Panamá para los días mas agrios de protesta contra la dictadura militar.

El propio Blades ha contestado que su familia se fue a Estados Unidos precisamente por diferencias de su padre del mismo nombre con Noriega, Blades padre era policía y había trabajado con los que ostentaban el poder en ese momento y no se quedó en Panamá.

Escribo este blog dejando de lado lo personal de Rubén y todas las cosas que se le pueden achacar política y personalmente, abandonó el partido Papa Egoró y no se convirtió en dirigente político, hay quienes dicen que es divo y difícil de tratar, y hasta medio amargado en algunas cosas, y a otros simplemente no les gusta la salsa.

Maestra Vida, es un álbum de 1980, y una de sus canciones se titula déjenme reír (para no llorar), ahí hace critica a los políticos que prometen y no cumplen y además remata diciendo orden de golpe de estado, decretan los generales y viva yo, viva yo; cantar eso en 1980 era bastante osado, no solo en Panamá, sino en la mitad de América Latina, recordemos que en 1978 ya había sido irreverente en la canción Plástico del álbum Siembra, cuando en uno de los pregones grita: “Nicaragua sin Somoza” cuando todavía había guerrilla en el país de los volcanes contra el dictador.

En 1984 lanza Buscando América, ya sin la compañía de Colón, y su critica es mas abierta en la canción Desapariciones, que aplicaba a cualquier dictadura del continente en ese momento, era perfecta para Panamá, Chile, Argentina, Haití, Paraguay, la que usted quisiera, incluso el álbum fue censurado por la canción Decisiones, que fue la excusa para que no se vendiera en Panamá con la excusa de que habló “de la regla viene”.

Antecedentes es un álbum lanzado en 1988, cuando la dictadura en Panamá está en su punto más alto, es quizás de los menos conocidos sino fuera por la canción Patria, una canción escrita y cantada por Rubén Blades que es panameño y se ha convertido en el segundo himno nacional del país, y uno de sus versos dice: “no memorices lecciones de dictaduras ni encierros, la patria no la definen quienes suprimen a un pueblo”, si usted no entiende que eso era contra Noriega entonces usted no entendió lo que se vivía en Panamá en 1988.

Es cierto que no vi a Rubén con un pañuelo blanco en la Iglesia del Carmen, pero lo internacional de su figura llevaba mucho mas allá de las fronteras la inconformidad y el hastío del pueblo panameño contra la dictadura de Noriega.

 

Se ven las caras de trabajo y de sudor, de gente de carne y hueso que no se vendió

 

 

 

 

 

 

 

 

10 Comentarios
  • Lily Ann Nuñez
    Publicado a las 21:34h, 06 enero Responder

    Son de esos artículos que querías seguir leyendo pero se acabo!

    • Eduardo Lim Yueng
      Publicado a las 22:10h, 06 enero Responder

      Muchas gracias a ti

    • Marco Romero
      Publicado a las 18:53h, 07 enero Responder

      Rubén, se equivocó cuando se lanzó Presidente. Confundió la popularidad y el carisma del compositor y el cantante, con la de Ruben el hombre , la persona. El debio lanzarse a alcalde o legislador, que la gente lo conociera , y luego entonces ir por la carrera presidencial. Quiero creer que se debió más a mal asesoramiento, que a una cuestión de ego.
      Ruben como persona NO ES CARISMATICO, NO TIENE PODER DE CONVOCATORIA y, cuando se.le conoce más o menos bien, se notan las graves imperfecciones de carácter.
      Lo admiro como compositor, cantante y como una persona preclara, intelectualmente avanzado, y que sin duda ama sus raíces. Pero hay “algo” que no encaja. No me aveturare a especular, pero se derrota para mi , se debió a ese factor desconocido , que no logró ver , pero que esta allí. El lo sabe.

  • JRVJ
    Publicado a las 22:22h, 06 enero Responder

    Si me permites comentar, creo que el mayor problema de Rubén Blades en relación al tema Invasión es que un porcentaje muy alto de los que vivimos esos años vemos la Invasión cómo el nadir de un proceso de total descalabro nacional que si bien tenía raíces antes, se potenció exponencialmente en la primera mitad de 1987 (estallido de la Crisis) y que culmina durante la Presidencia de Endara (arguiblemente con el resultado final de las elecciones de 1994 y cambio de mando Democrático).

    .Blades, por su parte, no tiende a ver la Invasión dentro de esos parámetros. Blades es más dado a verla cómo parte de actos Imperialistas de Estados Unidos en Latinoamérica (algo que en efecto, Blades venía criticando en su música desde los 1970s). Y si bien Blades de tanto en tanto critica la fase Noriega/Crisis de la Dictadura, me parece (y aquí admito que me puedo equivocar) que lo hace tirando casi un “cordon sanitaire” entre la fase Noriega/Crisis de la Dictadura y los años previos de dicha Dictadura (*)

    Blades está en todo su derecho de contextualizar la Invasión cómo le parece, pero esa diferencia de criterio es prácticamente infranqueable para con los que perciben la Invasión de otra forma.

    (*) Aclaro que soy nacido en enero de 1971, y si bien puedo entender que la fase 1987-1989 de la Dictadura es consecuencia de cosas que venían pasando desde antes de ese período (v.gr., el asesinato de Spadafora en 1985), no me siento calificado para opinar taxativamente de lo que pasó antes de la explosión de la Crisis en 1987.

  • Iluminada
    Publicado a las 22:25h, 06 enero Responder

    Eduardo como siempre con comentarios y analisis bien atinados. Saludos

  • Vida de Thurber
    Publicado a las 11:15h, 07 enero Responder

    Muy buen artículo, desconocía mucha de esta parte de la vida de Rubén.

  • Yaky J.
    Publicado a las 11:56h, 07 enero Responder

    Eduardo L. Y. Buen artículo.

  • Pablo Valle
    Publicado a las 23:37h, 07 enero Responder

    Interesante escrito. Definitivamente debe ser complicado escribir sobre un personaje que resulta controversial, no por sus ejecutorias, sino por la manera tan diferente como lo perciben unos y otros. Sin embargo, el solo ejercicio de escribir el artículo ha debido ser exigente, pero ha valido la pena. Por otra parte, leer y escuchar distintas entrevistas internacionales al señor Rubén Blades en distintas épocas, me han dejado claro su gran capacidad de análisis social y político, su consistencia de pensamiento (con los cambios que la madurez y experiencia obligan), como pocos panameños han demostrado en los últimos, digamos, 30 años. Musicalmente, su éxito lo dice todo. Gracias por el artículo.

  • Nuri Muñoz
    Publicado a las 17:32h, 08 enero Responder

    Excelente artículo. Yo seguí Papa Egoro porque creía y creo en la música de Rubén. Independientemente de lo que haya sucedido en política, sin duda tiene una mente brillante. Gracias por el artículo. Quedé con ganas de seguir leyendo. Saludos

  • Olga Gonzalez
    Publicado a las 15:47h, 17 octubre Responder

    Simplemente me encanto su escritura sobre el tema. Interesante las opiniones vertidas y puede seguro ser un tema para futuros debates, en política como en la música no todo está dicho.

Publica un Comentario

¿Quieres contactarnos? Escríbenos para que estemos en comunicación..